10 reglas básicas para el buen comer



Si quieres aprender a comer más sano y no sabes cómo lograrlo, aquí te presentamos 10 reglas que te serán de gran utilidad para planear tus comidas.

1.- La calidad de los  alimentos es primero.

Procura elegir siempre la mejor calidad en los alientos que vayas a consumir, ya sea frutas, verduras, granos o cortes de carne. Y prefiere siempre las variedades más bajas en grasas, y moderadas en sodio y azúcares.

Alimentacion sana2.- Cocina tú mismo.

Al igual que las comidas precongeladas, aquellas que sólo requieren agua y calentarse en el microondas, contienen más sodio del que realmente necesitan (para preservar los alimentos), lo cual afecta a tu salud. Opta mejor por cocinar alimentos naturales. Además aquí encontrarás prácticas recetas de comida saludable.

3.- No excedas el consumo de alimentos.

Planea tus menús de acuerdo a tu edad, peso y estatura, siempre cuidando de no excederte en el consumo total de calorías diarias, y procurando no sobrepasarte con las grasas y calorías.

4.- Varia tus menús.

Elabora platillos diferentes y anímate a cocinar nuevas recetas, con sabores y texturas desconocidas. Evita consumir siempre las mismas verduras y comer sólo arroz blanco; existen otras variedades como el integral y el salvaje, o incluso otros granos como la cebada, que también puedan prepararse de forma saludable y sabrosa.

5.- Consume grasas buenas.

Existen ciertos tipos de grasas ricas en vitaminas A, D, E y K necesarias para tu organismo, y si la eliminas de tu dieta, puedes perder muchos nutrimentos imprescindibles para equilibrar tu salud. Las grasas Omega 3, por ejemplo, reducen el riesgo de sufrir un ataque al corazón y algunos tipos de cáncer. Así que consume grandes cantidades de pescado, frijoles de soya, cacahuates (de forma moderada) y aguacate, entre otros, y cocina con aceite de girasol.

6.- Procura colaciones saludables.

Los nutriólogos recomiendan hacer más comidas ligeras a lo largo del día, que darse un “atracón” en una sola sentada, lo cual mantiene activo tu metabolismo. Desayuna, come y cena a tus horas y prefiere tentempiés ligeros y saludables entre cada comida.

7.- Bebe suficiente agua.

A través del sudor y de la orina perdemos aproximadamente 2.5 litros de agua, que hay que reponer. Los alimentos proporcionan casi una tercera parte de esa agua que se pierde, por lo que es necesario beber al menos dos litro diarios del líquido vital para mantener una adecuada hidratación.

8.- Date tus gustos.

Cualquier plan alimenticio puede tener sus “pequeños desvíos”, incluso de la comúnmente denominada “comida chatarra”. Sólo procura que no sea más de dos veces por semana. Recuerda: en la medida y moderación está la clave.

9.- Disfruta lo que comes.

Come despacio y disfruta de lo que comas, no lo hagas con sentimiento de culpa ni mucho menos: por más que suene obvio, recuerda que comer es un placer y es necesario para mantenerte vivo y en movimiento.

10.- Haz que tu cuerpo se sienta satisfecho.

La próxima vez que estés comiendo, detente a la mitad. Y antes de terminar tus alimentos, pregúntate si aún tienes hambre. Tal vez no. Así es como algunos entrenadores personales y modelos de fitness se controlan a pesar de que algunos de ellos hacen hasta seis comidas al día.

Deja tu comentario
Tu Comentario