Alimento básico: La uva



Uvas

LAS UVAS: UN RACIMO DE SALUD

La uva, fruta milenario, esconde en su interior mucho más que un delicioso sabor.

La uva compuesta de aproximadamente un 80% de agua, fibra y carbohidratos en forma de azúcares, y enzimas, tiene tantos beneficios como variedades. No te pierdas de ellos durante su mejor momento para consumirla: la temporada otoñal.

LLENA DE ENERGÍA

Al contener cerca de 20% de azúcares entre fructosas y glucosas, representa un elevado contenido calórico: aproximadamente 60 calorías por cada 100g en su versión fresca, arriba de 260 como pasitas. Y como dichos azúcares son fácilmente asimilables por el organismo, especialmente por el cerebro para realizar sus funciones, es muy recomendable para ancianos y niños.

DESINFLAMA Y PROTEGE AL CORAZÓN

Esto debido a que contiene un agente llamado resveratrol, que es antiinflamatorio, ayuda a disminuir lo niveles de colesterol e inhibe la formación de coágulos sanguíneos, por lo que es especialmente útil en caso de várices, problemas de presión arterial y prevención de flebitis y hemorroides.

COMBATE AL ENVEJECIMIENTO

Como contiene polifenol, un neutralizador de radicales libres más eficaz que la vitamina E, retrasa el deterioro de las fibras de colágeno y elastina, protege contra el daño por los rayos solares y la contaminación, y ayuda a la cicatrización. Además de que en las semillas contiene un aceite rico en ácidos grasos esenciales que hidrata, suaviza y refuerza la barrera cutánea.

TIENE PROPIEDADES LAXANTES

Por ser rica en fibra, la uva también laxa, por lo que es muy recomendable para quien padece estreñimiento o problemas de digestión, pero consumiéndola con todo y semillas, ya que éstas contienen las sustancias que ayudan a mejorar las funciones intestinales.

ES DIURÉTICA

Dada su composición, la ingesta de uvas permite la eliminación de líquidos e impide la retención de estos, por lo que es ideal para quienes padecen litiasis renal, gota, hiperuricemia (ácido úrico y gota) e hipertensión arterial.

DESINTOXICA

Sus propiedades laxantes y diuréticas convierten a las uvas en un desintoxicante natural, ya que eliminan las toxinas de la sangre y algunos órganos como el hígado y el riñón, por lo que su consumo durante 24 horas es recomendable para quien busque limpiarse desde dentro, o padezca artritis, reumas, gota, pesadez y acidez estomacal, gases intestinales, entre otras dolencias.

NUTRE EL EMBARAZO

Al contener ácido fólico, indispensable en la formación celular durante la gestación, puede ayudar a prevenir espina bífida y alteraciones del sistema nervioso en el bebé.

APORTA VITAMINAS Y MINERALES

La pulpa de la uva contiene vitamina B3, que interviene en la transmisión y generación del impulso nervioso y muscular, así como B1, B2 y C y E, y minerales como magnesio, potasio, calcio y fósforo, por lo que es útil en los procesos metabólicos que requieren de estas sustancias.

FORTALECE AL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Por se ricas en flavonoides (Fitoquímicos que fungen como potentes antioxidantes), las uvas estimulan al sistema inmunológico, fortaleciendo las defensas naturales del organismo, por lo que es muy recomendable consumirlas en casos de infecciones, cáncer u otras enfermedades que afecten a este sistema.

CONTRAINDICACIONES

No queda duda del gran aporte saludable de la uva, sin embargo, en ciertas condiciones debe consumirse con cuidado e incluso, evitar su consumo.
Por su alto contenido de azúcares y calorías, no es recomendable para quienes padecen sobrepeso, obesidad o diabetes.
Los polifenoles y taninos, antioxidantes abundantes en las uvas rojas, pueden provocar migraña en quienes tengan propensión a este padecimiento.
Los oxalatos de calcio que se pueden formar por el ácido oxálico de las uvas negras con el calcio, hacen delicado su consumo en personas con cálculos renales.

Deja tu comentario
Tu Comentario