Aprende a ahorrar en el gimnasio



Tener una buena condición física no solo requiere de ser una persona constante, también es muy importante llevar una buena alimentacion saludable y que vaya de acuerdo a tu actividad física, pero además de eso también se requiere controlar tus gastos ya que como te habrás dado cuenta, en la actualidad comer de forma saludable puede requerir de un gran gasto en tu bolsillo, por eso en esta ocasión te mostraremos algunos tips para aprender a ahorrar dinero con el gimnasio.

Gimnasio

“¡Precio especial por introducción ¡Económicas mensualidades!”. Enero y febrero son buenos meses para ahorrar mucho en una membresía del gimnasio, mientras que los clubes deportivos quieren atraer nuevos clientes que buscan continuar sus propósitos de año nuevo. Y si sabes qué preguntas hacer, puedes volver todavía mejor una promoción.

Negocia un mejor trato

Primero, pregunta si el gimnasio puede igualar el precio de la competencia. Después recorta los extras innecesarios como rentar toallas, salas de masajes o clases extra. “Sigue al gimnasio en Facebook y Twitter, donde muchos publican descuentos que pasan inadvertidos y promociones especiales de un solo día”. Incluso puedes ahorrar en la membresía si el gimnasio lanza un promoción en Groupon.

Evita mensualidades

Los clubes deportivos tratan de hacer que los planes a mensualidades luzcan más atractivos. “Si una visita cuesta 10 USD y una membresía 80 USD al mes, pregúntate: ¿Estoy seguro de que iré al menos dos veces a la semana?”, De acuerdo con una investigación de la Universidad de California, los visitantes al gimnasio que pagan por visitan pueden ahorrar más.

Aprovecha tu seguro

Si tu empresa no subsidia tu membresía del gimnasio, revisa las letras pequeñas en tu seguro médico. Algunas aseguradoras ofrecen descuentos en ciertos gimnasios, otras te reembolsarán por al menos una parte de las cuotas mensuales de la membresía. Conclusión rara vez tendrás que cubrir completamente de tu bolsillo el costo de la membresía del gimnasio.

Sáltate la barra de smoothies y jugos

La cafetería del gimnasio es un poco más que una fuga de dinero. “Lleva tu propia bebida post entrenamiento”.  Además de que podrás aprovechar para ingerir algo que se adapte a tu dieta saludable y obviamente será mucho menos costoso que adquirirlo directamente en el gimnasio.

Haz una estrategia de escape

¿Sientes remordimiento luego de inscribirte? Los contratos de los gimnasios pueden ser difíciles de romper; algunos incluyen cláusulas que podrían atarte a ellos por más tiempo del que puedas desear. Lee bien las letras pequeñas antes de firmar. ¿Te vas de viaje? Algunos gimnasios pondrán tu membresía en pausa por una pequeña cuota mensual, no debes de pagar por algo que no estás utilizando.

Deja tu comentario
Tu Comentario