Aumenta tu poder con la testosterona



TestosteronaMejora tu energía, salud y vitalidad sexual.

Sin duda, tenernos mala reputación por tener esa combinación de cromosomas XY, pero eso no importa, pues a la mayoría de nosotros nos gusta ser hombres. Y mucho de esto tiene que ver con esa sensación que a veces experimentamos, y que nos hace creer que podemos conquistar al mundo, ya sea por una hazaña atlética, de alcoba, o en la sala de pesas, y que con frecuencia está asociada con el hecho de contar con la cantidad justa y funcional de testosterona, la hormona masculina más importante.

Gary Kehoe, director general de Innovación de Productos durante el Período de Sueño, dice: “La testosterona aporta muchos beneficios al hombre, incluyendo el hecho de propiciar deseo en la alcoba, disponer de mucha energía y mejorar el funcionamiento del sistema inmunitario, y protegernos de la osteoporosis.” Además, según se sabe, contar con una concentración adecuada de testosterona es el fundamento de casi todos los atributos varoniles, como crecimiento de vello, de masa muscular y la modulación de la voz.

¿ES ADECUADO TU NIVEL DE TESTOSTERONA?

Aun cuando la mayoría de los hombres comprende la importancia de la testosterona, en realidad no conoce la concentración de esta hormona en su cuerpo. Según nos explica Kehoe, todos deberían saberlo: “Esto es particularmente importante para el hombre joven que está sano y se siente bien, por lo que todos deberían hacerse un análisis de sangre para conocer sus niveles y saber cuál es el punto de referencia. Esto es, el momento en que sus concentraciones de testosterona se encuentra en su máximo”.

Eso tiene relevancia para conocer, en análisis posteriores, cuándo necesitarás comenzar a estimular los niveles de testosterona si ésta comienza a disminuir. Kehoe dice: “Algunos estudios han demostrado que los niveles de testosterona comienza a disminuir incluso desde los 21 años, aunque está comprobado que éstos declinan marcadamente al pasar de los 30 años, más o menos a razón de 1 a 2% anual”. Esto significa que cuando dicha declinación sea gradual, un hombre 40 años habrá perdido prácticamente el 10, si es que el 20% de su producción de testosterona.

¿CUÁNTO ES LO ADECUADO?

Katherine Margo, doctora en medicina y profesora adjunta en la Universidad de Pennsylvania, dice: “En términos generales, el rango normal oscila entre 300 y 1000 nanogramos/decilitro.” Si tú estás en la parte baja o no alcanzas este rango, existe la posibilidad de mejorar tu desempeño aumentando la testosterona. Te presentamos unas cuantas recomendaciones que puedes intentar desde hoy.

1.- REDUCE EL ESTRÉS.

Con frecuencia el día a día resulta una experiencia estresante, pero cuando cambias tu estilo de vida para vivir más tranquilo, sin duda mejorarán tus niveles de testosterona. Seguramente te has percatado de que cuando estás bajo mucho estrés, disminuye esa sensación “varonil”. Y lo que es más, probablemente hasta te sientas agotado o débil y te cueste trabajo concentrarte, lo que indica que tu producción de testosterona es baja.

Uno de los mejores métodos para superar el estrés y aumentar tus niveles de testosterona es descansar lo suficiente, lo cual despejara tu cabeza y te hará sentir renovado. Kehoe dice: “Las concentraciones de testosterona aumentan al dormir. De hecho, tienen a aumentar a su máximo al despertar por la mañana, lo cual se manifiesta por la clásica erección matutina”.

2.- HAZ EJERCICIO REGULARMENTE.

El ejercicio moderado y practicado regularmente es uno de los métodos más efectivos para estimular la concentración de testosterona de forma natural. Kehoe dice: “Toda actividad física puede ayudar a mejorar la producción de testosterona naturalmente, y esto incluye el levantamiento de pesas, la actividad cardiovascular y sencillamente la práctica de algún deporte. Pero si exageras en la actividad, puedes comenzar a forzar el funcionamiento de las glándulas suprarrenales, y en consecuencia, tu organismo va a secretar menos testosterona. Kehoe dice: “Este es un mecanismo de defensa automático que protege tu corazón”.

[adsense]

3.- NO DESCUIDES TU ACTIVIDAD SEXUAL.

Esta es una situación clásica que nos cuestiona cuál fue primero, si la gallina o el huevo. Cuando tienes niveles altos de testosterona quieres tener relaciones más intensas, o más seguido, mientras que los bajos niveles de testosterona suprimen tu deseo. La doctora Margo nos dice: “Si tus concentraciones de testosterona son bajas, no tienes tantos deseos, pero al mejorar los niveles, te hacen desearlo más”. Esto también aplica a las mujeres. Si tu deseo por tener relaciones ha disminuido, quizás necesites estimular los niveles de testosterona por otros medios, de manera que puedas aprovechar la mayor producción natural de testosterona.

4.- CONSUME CORDYCEPS.

El cordyceps es un género de hongo tibetano que se encuentra ene suelo y es parásito de otros hongos y de insectos, por ejemplo: de algunas orugas. Y frecuentemente se consume como suplemento. Según se ha demostrado, el hongo puede aumentar los niveles de testosterona y mejorar el desempeño atlético, sólo que su introducción en los Estados Unidos ha sido muy reciente, apenas a principios de la década de 1990. Kehoe dice: “El cordyceps es muy benéfico para una amplia gama de afecciones cardiacas, del hígado, riñones y del sistema inmunitario”.

El extracto tiene un efecto antioxidante e incita a que el organismo tenga una mayor producción de colesterol, y regula insulina. Contiene además una alta concentración de adenosina, lo que estimula a la fuente principal de energía del organismo, el trifosfato de adenosina (ATP) a nivel celular. Kehoe dice: “Si tomas cordyceps, seguramente no tendrás la necesidad de beber tu consabida taza de café. Para mejorar resultados, toma de 3 a 9g del hongo, o busca un producto que contenga de 300 a 400mg de Cordyceps en su forma de extracto estándar.

5.- COME MUCHA PROTEÍNA.

La proteína procedente del huevo y del suero hidrolizado ayuda a aumentar los niveles de testosterona, así como a reparar y desarrollar masa muscular, lo que es indispensable cuando estas entrenando con pesas. Una de las razones es que estos compuestos hidrolizados contienen altas concentraciones de dipéptidos y tripédtidos (así se le llama a una molécula que tiene 2 ó 3 aminoácidos juntos), que tienen la propiedad única de penetrar al organismo con mucha más facilidad que los aminoácidos aislados, e incluso que estructuras proteínicas más complejas.

Estos péptidos son canalizados a tu hígado, en donde aumenta la producción de las hormonas, que son los anabólicos naturales del organismo. También es buena idea incluir las variedades de proteína magra de alimentos completos, como son huevo, pechuga de pollo y pavo. Cuando estás entrenando con pesas, estos alimentos incrementan el tejido muscular, lo que ayuda a elevar el metabolismo basal e incrementa los niveles de testosterona.

Para mejores resultados, incluye proteína en varias comidas al día (1g de proteína por cada medio kilo de peso corporal al día). Además sería conveniente buscar polvos proteínicos hidrolizados, que permiten facilitar la absorción de los mencionados dipéptidos y tripéptidos, lo que da como resultado una mayor musculatura.

6.- COME VERDURAS CRUCÍFERAS.Brocoli

Todos sabemos que debes comer muchas verduras de todas las variedades imaginables para tener una vida saludable. La buena noticia es que las crucíferas (brócoli, col y coliflor), también ayudan a aumentar los niveles de testosterona. Kehoe dice: “Francamente no sabemos por qué ocurre esto, pero sospechamos que se debe a los fitonutrientes que contienen las hortalizas crucíferas”.

Los fitonutrientes son sustancias nutritivas procedentes de las plantas, y juegan un papel muy importante para tener una salud óptima, además de que tienen un efecto benéfico notable en la vista. Algunos reportes indican que la testosterona también puede ayudar a evitar los ojos resecos. Lo importante: hazte el propósito de comer varias porciones de verduras diarias, y dale preferencia a las crucíferas para estimular la secreción de testosterona.

7.- TOMA FENOGRECO.

Esta hierba tiene varios nombres (fenogreco, alholva, alforva, albolga o coleta) y es originaria de la parte sur de Europa y del oeste de Asia. Una de sus principales ventajas es que ayuda a aumentar la concentración de testosterona, y por lo tanto, contribuye a que tengas más apetito sexual. Otra de sus propiedades es que aumenta la secreción de insulina, y si se combina con un régimen de entrenamiento con pesas, ayuda a aumentar la musculatura.

Muchas personas que entrenan con pesas, dicen que sienten más apetito cuando toman extracto de fenogreco, lo que significa que esta planta es un excelente suplemento para aquellos que tienen bajos niveles de testosterona y que además, tiene problemas para aumentar su masa muscular. Busca en internet al proveedor de fenogreco más cercano a tu domicilio y solicítale aquel que contenga de 500 a 600g de extracto de fenogreco.

8.- TOMA EXTRACTO DE GINSENG.

Desde tiempos milenarios, el ginseng tiene reputación de aumentar el apetito sexual, y hasta te ayuda a mejorar el desempeño en la cama. Y ahora la ciencia respalda tales afirmaciones. En efecto, la investigación científica llega a la conclusión de que esto puede deberse a los muchos efectos positivos que tiene el ginseng sobre el sistema nervioso central y sobre la espina dorsal.

¿Tu médico puede ayudar?

Después de un análisis de sangre, el médico puede determinar si tienes que optar por un tratamiento para mejorar tus niveles de testosterona. La buena noticia es que la testosterona está a tu disposición en muchas presentaciones diferentes: desde parches dérmicos, gel y crema de aplicación tópica (tanto térmico como tópico significan que se aplican directamente a la piel). Así como formas orales y hasta inyectables. Kehoe dice: “Tanto la crema como la presentación de gel son muy potentes porque se absorben de inmediato”.

Si tú y tu doctor deciden que lo que necesitas es una terapia de testosterona con receta, asegúrate de respetar la dosis y de seguir las instrucciones de la etiqueta. Y recuerda: el uso constante de cualquier uso de testosterona externa puede tener el efecto indeseable de reducir la producción de testosterona de tu propio organismo, porque la presencia del medicamento puede enviar la señal a tu cuerpo de que ya no necesita esforzarse más para sintetizar testosterona. De ahí la importancia de que consultes al médico, para que juntos decidan la mejor dosis para ti.

Deja tu comentario
Tu Comentario