Mejora tu condición física antes de nadar y ahórrate el dolor.



Natación

Aprende a nadar mejor, mejora tu condición física antes de saltar a la alberca y ahórrate el dolor de espalda.

Muchas personas están convencidas de que la natación puede ayudarles a mejorar una lesión en la espalda, pero existe un peligro muy real para quienes no son profesionales y no están acostumbrados a los embates de las olas.

De acuerdo con la Comisión de Inociudad de Productos para el Consumidor de Estados Unidos, en el 2007 se registraron más de 170,000 lesiones a causa de la natación. Tal como nos explica la dietista titulada Georgina Palantzas: “Un nadador demasiado obsesionado fácilmente puede hacer una hiperextensión de la región lumbar en una brazada de pecho, o al hundir el brazo en el agua.

Ella explica que la mejor forma de evitar esto es “dándole tratamiento adecuado a tus lesiones existentes y utilizar la técnica adecuada, gozar de buena condición, calentar previamente y hacer una elongación de las articulaciones de rodilla y femorales”.

Así que recuerda, si no tienes cuidado en el agua, es posible que salgas de ella totalmente encorvado por el dolor, lo que indudablemente no va a causar una buena impresión en nadie, y en definitiva, no te permitirá participar en el gran juego de voleibol playero.

Deja tu comentario
Tu Comentario