¿Ponerse en forma entrenando en casa?



¿Son las rutinas de ejercicio en casa lo que necesitas para ponerte en forma?

Por fin es la hora de la salida, tras una larga y ardua jornada de trabajo para ganarse el sustento, y llega el momento en el que normalmente vas al gimnasio a entrenar. Y aunque sudando la gota gorda levantando pesas hace que te sientas bien, en esta ocasión se te hizo tarde en el trabajo por entregar ese proyecto urgente. Así que para cuando agarras la vía rápida, encuentras mucho tráfico, llegas tarde a casa y te sientes muy cansado, por lo que sólo deseas cenar algo e irte a dormir.

Entrenar en casa debería ser la solución perfecta para aprovechar el tiempo y hacer otras cosas que no sean perder tu tiempo manejando de ida y vuelta al gimnasio.

Hacer ejercicio en casa

Si no puedes ir al gimnasio todos los días, sería muy adecuado disponer de algunos aparatos en casa para hacer unas cuantas series. De hecho, entrenar en casa sería la solución perfecta para seguir entrenando, ya que esto te permitiría invertir el tiempo que tardas en trasladarte, en hacer otras cosas, en lugar de estar manejando o de tener que hacer cola para poder utilizar el aparato que necesitas.

Si tú eres el tipo de hombre o mujer que ve la televisión hasta muy noche y tienes que tragarte todos esos infomerciales que ofrecen productos milagro, con resultados sorprendentes y sin esfuerzo, toma en cuenta que a los productores les pagan miles de pesos con el único propósito de que en cada programa la mayor cantidad de gente les compre el producto en turno. Pero antes, hay unos cuantos puntos que debes considerar antes de tomar el teléfono y hacer esa llamada urgente antes de que se agote la oferta del producto en turno.

Es cierto que entrenar en casa puede ser una buena alternativa al entrenamiento formal del gimnasio, en primer lugar porque es conveniente, y en segundo, porque aún eso es mejor que dejar de hacer ejercicio por completo cuando no puedes acudir al gimnasio. Pero existen muy buenas razones por las cuales es mucho muy sencillo conseguir aparatos de ejercicio caseros en los anuncios clasificados, a precios casi regalados. Así que toma en cuenta los siguientes aspectos antes de comprarte un equipo de gimnasio para trabajar en casa:

Hay muchos distractores en casa que pueden ocupar el tiempo destinado a entrenar, por lo que puede resultar mucho más difícil ponerte en forma ejercitándote únicamente en el hogar.

La casa es el refugio al que llegas a descansar después de hacer tus labores, así que una vez que te sientas a relajarte, puede resultarte muy difícil levantarte para comenzar una rutina de ejercicios que requiere de cierta intensidad para ver resultados.

La variedad de ejercicios se puede ver limitada cuando entrenas en casa (a menos de que cuentes con una guía de rutinas variada y confiable). Puede además resultar aburrida, con el inconveniente adicional de que tu cuerpo se puede acostumbrar a los mismos ejercicios, lo cual limita el desarrollo.

Cuando decides entrenar en casa se pierden aspectos sociales de entrenar en el gimnasio, y eso es muy importante para mantenerte motivado y aprender nuevas y mejores formas de entrenarte adecuadamente.

Ejercitarse en casa

Cuando entrenar solo o sola en casa, usando pesas grandes y sin alguien que te asesore, puedes poner en riesgo tu integridad física, esto en caso de que realmente tengas pesas suficientemente grandes para entrenar ahí con algún provecho. Y si bien el entrenamiento ligero es bueno ocasionalmente, la variedad en tu rutina de ejercicios es muy importante para que tus músculos realmente se desarrollen, de modo que el entrenamiento ligero en casa puede ser una limitante para tus progresos.

Todo esto nos permite concluir que la mejor alternativa para mantenerte en forma sea tener vigente tu membrecía del gimnasio y usarla como se debe, aunque también sería conveniente contar con algunos aparatos en casa para que sigas entrenando cuando no puedas llegar al gimnasio. Todo lo que necesitas son unas cuantas mancuernas y un tapete acolchado para las rutinas abdominales y para entrenar todas las partes de tu cuerpo, utilizando un mínimo de espacio y gastando lo menos posible.

SOLUCIONES PARA CUANDO NO PUEDAS IR AL GIMNASIO

Aunque se te pueden ocurrir una gran variedad de secuencias de ejercicios, una sencilla sugerencia para aquellas ocasiones en que no puedas acudir al gimnasio es hacer un circuito integral para todo el cuerpo utilizando un ejercicio básico para cada parte.

Ejercítate rápido, dejando un mínimo de tiempo para descansar, si es que descansas entre un ejercicio y el siguiente, para mantener tu frecuencia cardiaca alta. Mantén el número de repeticiones elevado, entre 15 a 20 por serie, para que sea un buen bombeo. Una buena rutina de ejercicios que dura 30 minutos, te ayuda a quemar muchas calorías y te dejará una sensación de bienestar, además de mejorar tu apariencia. Y lo mejor de todo es que ni siquiera vas a tener que invertir mucho tiempo.

Deja tu comentario
Tu Comentario