Un corazón sano con tan solo dejar el refresco



Refresco

Puedes reducir el riesgo de un problema cardiaco limitando el consumo de fructosa.

Cuando piensas en lo negativo de beber una lata de tu refresco favorito, probablemente piensas en el aumento de unos cuantos kilos indeseables. Pero probablemente lo que no estás considerando es cómo las bebidas azucaradas pueden aumentar el riesgo de una cardiopatía. Según un estudio publicado por la Universidad de California, las personas que acostumbran beber bebidas azucaradas durante la comida, aumenta al triple la concentración de triglicéridos: la forma en que la grasa viaja por tu sangre.

El nutriólogo Dean Stanton, de San Francisco, dice: “Tu organismo trasforma en triglicéridos la fructosa que contienen las bebidas dulces, lo que según se sabe, aumenta el riesgo de padecer problemas del corazón”.

Así que nuestra recomendación es que elimines completamente la fructosa de tu alimentación, y para eso nada mejor que evitar el consumo de refrescos azucarados.

Nota: Un refresco de 600ml contiene un aproximado de 66 gramos de azúcar.

Deja tu comentario
Tu Comentario